Saltar al contenido

¿Quiénes son los hermanos Chávez Sotelo y cómo operaban en Cotabambas?

abril 2, 2019

Frank y Jorge Chávez Sotelo son procesados por el presunto delito de extorsión en contra de la empresa MMG Las Bambas y como supuestos autores intelectuales del bloqueo de carreteras

En los primeros días de febrero del 2017, lo que debió ser un paro de protesta de 72 horas en los alrededores de la vía de acceso a la mina Las Bambas, en el distrito de Challhuahuacho (en Cotabambas, Apurímac), se convirtió en una paralización indefinida que duró hasta abril. Habían transcurrido recién cuatro meses de la muerte del comunero Quintino Cereceda Huisa, quien falleció al recibir un balazo en la cabeza durante un enfrentamiento entre manifestantes y policías
en un cerro que divide a las comunidades de Antuyo y Choquecca. El clima de tensión era permanente y era un conflicto social sensible.

En ese contexto, el 17 de febrero del 2017, la Fiscalía contra el Crimen Organizado de Abancay abrió una investigación contra los hermanos Frank y Jorge Chávez Sotelo, asesores legales de las comunidades alzadas en protesta, por el presunto delito de extorsión en contra la empresa MMG Las Bambas y como supuestos autores intelectuales del bloqueo de carreteras.

Dos años después, el 21 de marzo de este año, ambos fueron detenidos en un hotel de Santa Beatriz, en Lima, y afrontarán en las próximas horas una audiencia judicial donde se determinará si irán a prisión preventiva, luego del pedido (por 36 meses) formulado por el Ministerio Público.    

Según Jorge Chávez Cotrina, coordinador de las fiscalías contra el crimen organizado, “estos abogados, aprovechándose de sus conocimientos jurídicos, no solamente asesoraban para negociar, que hasta ahí está dentro de la legalidad; (pero) que presionen y pretendan extorsionar a la empresa con medidas extremas, ya no es la práctica de un abogado, eso ya es una conducta delincuencial”.

El ministro del Interior, Carlos Morán, dijo por su parte que durante varias protestas en Las Bambas ha habido “prácticas extorsivas” por consejo de hermanos Chávez Sotelo. Ambos integran el Colegio de Abogados de Apurímac y, curiosamente, la cuota más reciente como miembros fue pagada el 25 de marzo, cuando ellos ya estaban bajo detención preliminar.

Modus operandi

No se sabe con exactitud cuándo los hermanos Chávez Sotelocomenzaron a tener influencia entre los dirigentes comunales de Cotabambas, pero sí han estado presentes en estos últimos años, de
acuerdo a diversos testimonios de testigos protegidos y colaboradores eficaces. La fiscalía también ha establecido el modo de operar de ambos abogados, a partir de estas informaciones.

‘TP-03-2017-26l’ es el código con que se identifica a uno de los testigos protegidos. Según ha indicado, los asesores legales hoy detenidos “ordenan a los dirigentes” que continúen las protestas y los bloqueos en las vías, aún si esto implica enfrentar a la policía. Ha dicho incluso que Frank Chávez porta un arma y que alguna vez la ha mostrado en público de forma intimidatoria.

Otro testigo, ‘TP-02-2017-26’, ha señalado que los abogados incitan a las comunidades locales para que en las protestas y bloqueos llevan a niños, mujeres y ancianos, para evitar de esta manera que la policía los desaloje ante la posibilidad de un alto costo social. Además, cuando algunos dirigentes se han reunido con representantes de la empresa minera, los Chávez Sotelo los han acusado de “traidores” y los amenazado, según el mismo testimonio.

De acuerdo a la información recogida por el Ministerio Público, recientemente la comunidad de Fuerabamba acordó un pago de S/ 5 mil mensuales a cada uno por la asesoría legal. Ellos no aceptaron y, como han hecho antes en otras protestas en comunidades y localidades, solicitaron un porcentaje del dinero que eventualmente entregaría la empresa minera en las negociaciones y mesas de diálogo. En este caso, exigieron el 30%, como una especie de bono de éxito.

Es en este contexto que se dieron a conocer los audios en lo que, por un lado negocian montos de dinero, y por otro lado incitan a mantener una postura intransigente ante la minera y el Ejecutivo.

Uno es un diálogo grabado el 1 de febrero entre Jorge Chávez Sotelo y Rafael Valdivia, dirigente de la comunidad campesina de Huaquita. Este es un fragmento:

Valdivia: Pero doctor, estamos quedando, ciento cincuenta usted y ciento cincuenta yo; doctor, hay que ser claro con esa parte…

Chávez: ¿Cómo, cómo?

Valdivia: Estamos quedando en ciento setenta para usted y ciento cincuenta para mí, en eso estamos quedando los dos.

Chávez: Ah ya (risas), este es una (ininteligible)

Valdivia: Hay que ser claros pe’, doctor, si no… yo también he chambeado pe’, doctor…


El 16 de febrero, se grabó otro diálogo, esta vez entre Frank Chávez y un interlocutor identificado como Willy.

Willy: Crees que podemos juntar algo, hay que llevar alguna… alguna propuesta ya consistente pa’ que la empresa también pueda sentirlo, porque si van a estar entre pulseo, pulseo… esa huevada no soluciona nada, pero hay que conversar antes.

Chávez: Pero no voy a llevar nada pe’, el que tiene que venir es la empresa, yo ¿por qué tengo que decir algo?

Willy: No pues, pero de todas maneras pueden ah…. O sea, tienen que… llevar pe’ porque esa, esa diferencia que están pidiendo es abismal, es exagerado también.

Chávez: Rebaja, casero, rebaja (risas)

Willy: ¿Qué?

Chávez: Rebaja, casero, rebaja (risas) (…)

Willy: Pero no, pe’, el gobierno tampoco es… como es privado, el gobierno tampoco no tiene mucho por hacer.

Chávez: … El privado está cagado, huevón, al privado hay que romperle el culo.

Willy: ¿A quién?

Chávez: Al privado, pe’.


La audiencia de prisión preventiva está prevista para este martes 2 de abril.